Que ver y hacer en Corvo Azores

La isla de Corvo, de origen volcánico, es la más pequeña de las nueve islas,  con un área de sólo 17.1 km2 y se formó a partir de la lava de la erupción de un volcán.

A lo largo de los siglos, ha tenido varias designaciones, como la isla de Santa, islote de flores, isla de la estatua, Isla del faro, isla de Santo Tomás y también isla de marco.

Corvo, considerada por la UNESCO como Reserva Mundial de la Biosfera, forma, junto con la isla de Flores, el Grupo Occidental del archipiélago de las islas Azores. Sus orígenes son volcánicos y es la más pequeña de las nueve islas, con una superficie de solo 17,1 km cuadrados.

Corvo y Flores fueron descubiertas al mismo tiempo por el explorador portugués Diogo Teive, alrededor de 1452, y se llamó inicialmente Insula Corvi.

QUE VER Y HACER EN LA ISLA DE CORVO

El único asentamiento en la isla, Vila Nova do Corvo, se encuentra en un campo de lava, el cual predomina en la superficie de la isla. Es un pueblo pintoresco e inusual que presenta fachadas de piedra negra con ventanas y puertas blancas recortadas, y calles estrechas, localmente llamadas canadas, pavimentadas con guijarros enrollados y losas desgastadas.

Vale la pena visitar la Iglesia de Nuestra Señora de los Milagros (la patrona de la isla) que contiene una imagen, la Virgen y el Niño, de origen flamenco, y un crucifijo de marfil indoportugués, así como el Centro de Visitantes de Corvo.

 

Cerca de Ponta Negra, en Alto dos Moinhos, la orilla del mar está adornada por pequeños molinos de viento. A diferencia de aquellos en otras islas en las Azores, estos son de influencia mediterránea, más similares a los que se encuentran en el territorio continental de Portugal. Tienen un cuerpo cónico, con un mecanismo que hace girar la cúpula de madera, de modo que la vela sigue la dirección del viento.

 

Son seis kilómetros, siempre en subida, desde Vila Nova do Corvo hasta Caldeirão, el orgullo de la isla. En el camino, verá las paredes bajas que dividen las propiedades, largas filas de hortensias y las formas negras de los «palheiros» (casas de paja), cabañas de basalto en las que solían guardarse herramientas y forraje.

 

Al llegar al mirador de Monte Gordo, se sentirá cautivado por el paisaje único del Caldeirão, que junto con su laguna, forma el elemento principal del paisaje de la isla. Esta caldera volcánica, resultado del colapso de la cima del volcán central de Corvo tiene una forma elíptica con una profundidad de 305 metros y el interior está ocupado por la laguna poco profunda de Caldeirão y varios pequeños conos volcánicos que describen la masa de agua y muchos dicen imitar el diseño de las Azores. Donde se pueden observar varias lagunas, pantanos y pequeños «islotes», dos largos y cinco asaltos.

Al caminar por el lado norte del caldero, nos ofrece una vista privilegiada de una de las más bellas lagunas de las Azores. Un camino que encaja un poco en todo el desierto de la isla y que al final permite alcanzar con los ojos una de las rocas más emblemáticas, escarpes de la isla de Corvo, la punta del hito.

Al suroeste, aparecen dos formaciones rocosas muy curiosas, llamadas Cavaleiro y Marco. Desde el Mirador de Pão de Açúcar, en la colina del mismo nombre, tiene una excelente vista panorámica no solo de la isla y Vila Nova do Corvo, sino también de la isla de Flores.

Toda la isla está rodeada de altos acantilados y su punto más alto es el Morro dos Homens, ubicado en el extremo sur del Caldeirão, a 718 metros sobre el nivel del mar. Un viaje en barco por la isla es una experiencia inolvidable, que revela sus áreas más inaccesibles, y te permite ver el paisaje, un gran número de aves marinas e incluso ballenas o delfines, siendo estas vistas que no puedes perderte.

 

 

La playa de arena es la única isla de arena y la zona de baño principal. Además de la textura de la arena negra, también se puede rendir al atardecer.

TREKKING EN CORVO

Aventurarse desde el punto de la caldera a la barrera del pico, y que lleva, en promedio, cuatro horas para ir. Tiene un alto grado de dificultad debido a la naturaleza del terreno, con accidentes naturales pronunciados, pero también con acantilados peligrosos y la posibilidad de nieblas repentinas. Los turistas deben ir acompañados de un guía experimentado. El sendero conduce al borde del cráter, donde se puede disfrutar de magníficos paisajes del interior y los acantilados circundantes. Hay muchas formaciones geológicas de gran interés, en particular los conos volcánicos.

 

CUANDO VISITAR LA ISLA DE CORVO

Tiene un clima templado en verano y un clima húmedo y lluvioso en invierno, con temperaturas que oscilan entre los 14 º c y los 20 º c. El mejor momento para visitar la isla es el verano.

COMO LLEGAR A LA ISLA DE CORVO

En avión:

La isla de Corvo posee el aeródromo de Corvo, operado por el SATA Air Azores, que conecta el aeródromo a Horta, flores y losas. Es posible llegar a la isla desde Lisboa (el vuelo dura unas dos horas), con escala en losas cambiando  de avión por otros 45 minutos de vuelo.

En barco:

Es posible llegar a la isla en barco desde las flores, con un viaje que dura entre 45 minutos y una hora y media. Algunas empresas que operan este servicio son:
Raven Pearl lancha motora (Tel: (+ 351) 292 596 207)-con espacio para 30 pasajeros, la forma más cómoda de cruzar el canal entre las dos islas.
Lanchas rápidas Nauticorvo (Tel: 91 776 3064)-entre 8 y 12 personas.
Convento de lanchas rápidas (Tel: 91 776 3031)-entre 8 y 12 personas.
lanchas rápidas Hotel Occidental (Tel: 91 839 0189)-entre 8 y 12 personas.

[Total:1    Promedio:5/5]

Deja un comentario