Serbia

[Total:0    Promedio:0/5]

Serbia es como uno de los secretos bien guardados guardados, pocos conocen las maravillas que tiene este país,

Un viaje a Serbia debería estar en la lista de destinos pendientes de cualquier viajer@. Una tierra que posee una gran belleza natural, que cuenta con 2% de las especies de flora, una historia igualmente rica y una sorprendentemente buena cocina, son sólo algunas de las cosas que pueden tentarte a viajar a Serbia.

Visita Serbia

Belgrado, capital de Serbia.

Nombrada como una de las 10 principales ciudades por su vida nocturna por la National Geographic, Belgrado es hogar de un gran número de encantos urbanos. Vitalidad de la capital sienta junto a sus numerosos sitios históricos, como Kalemegdan, una imponente fortaleza del siglo uno.

Tener en cuenta de visitar Nis, en el sur de Serbia, que también tiene mucho que ofrecer en cuanto a historia y cultura. Fué el lugar de nacimiento de Constantino, Nis también alberga Nisville; un festival internacional de jazz se celebra durante cuatro días en agosto.

Bellezas naturales en Serbia

Su paisaje verde y Virgen de Serbia se compone de lagos de montaña de renombre mundial enmarcados en bellísimos parques nacionales. Uno de los paisajes más interesantes de Serbia puede encontrarse en las laderas del Monte Radan. Conocida como ciudad del diablo, esta zona tiene tonos rojizos en sus formaciones,  que según los lugareños es el resultado de una pelea entre demonios.

Los monasterios de Serbia

El monasterio de Zica fue construido al inicio del siglo trece, después que se independizara la Iglesia Ortodoxa Serbia. La iglesia fué constituida entre Roma y Constantinopla, y el deseo de la Serbia medieval fue equilibrar entre estas dos potencias por lo que se separó. Zica fue el sitio donde fue coronado como Esteban, el primer rey serbio en 1221.

El Monasterio de Studenica también fue construido por rey Stephan y ha ganado el estatus de patrimonio mundial de la UNESCO debido a su importancia arquitectónica y impresionantes frescos.

Construido por el rey Uros en el siglo trece,  el Monasterio de Sopocani también está catalogado como patrimonio de la humanidad por la UNESCO. La armonía de colores y el refinamiento  en el interior de este monasterio hacen un espectáculo único para los visitantes.

Festivales en Serbia

Hay una serie de fiestas esperando a ser descubiertas en Serbia. Cada año en agosto, la pequeña aldea de Guca se celebra el festival de trompetas más grande del mundo. Considerada como ‘el festival de música más salvaje en la tierra’ , aquí la música se complementa con bailes folclóricos, artesanías, platos típicos, pintores y poetas.

El Festival Internacional de Jazz de Nisville es una fantástica razón para comer, beber y pasarlo bien, pero fiestas de Serbia no se quedan sólo en música, también se puede disfrutar del Festival de la cerveza de Belgrado, donde podrás degustar cientos de cervezas nacionales y extranjeras. Considerado uno de los festejos de verano más grande de Europa, más de 900.000 visitantes participan de este evento aquí anualmente. Además, la entrada al festival es gratis.

Comer en Serbia

La cocina Serbia es una fusión de este y del oeste, los visitantes se sorprenden de cuán buena es la cocina Serbia. La carne se cocina lentamente, se acompaña con aceitunas y quesos tradicionales, que son un alimento básico principal de la dieta Serbia.

El clima permite la producción de cerezas, ciruelas y uvas, algo que proporcionan la base para el Rakia, un aguardiente de fruta tradicional.

Los vinos serbios recientemente han hecho su incursión en la escena internacional, algo que el humilde pueblo de Rajac es el culpable ya que cuenta con 270 bodegas de piedra y madera construidas entre 1750 y 1930, Rajac encarna la calidad del vino con una modestia Serbia muy típica.

Si buscas mas información sobre tu viaje a la región de los Balcanes deberías visitar