Nos damos una vuelta por las Islas Azores?

[Total:3    Promedio:3/5]

Existe  un lugar entre Lisboa y Nueva York, donde hay  un clima  suave pero inestable, donde los vientos del Océano Atlántico barren las nubes, a la que suelen acompañar vistosos rayos, y que al rato dejan ver un gran sol, el cual puedes ver desde una maravillosa piscina natural rodeada de rocas, o mejor dicho como cavada en las rocas, donde con solo girarte puedes visualizar los verdes campos que parecen no tener fin.

Aquí poca cosa debes traer, mas que unas zapatillas cómodas, bañador, gafas y ganas de pasártelo bien, sobre todo dejarte sorprender, aparte de por las vistas, por simple hecho de saber que estas en medio del océano practicamente, a muy lejos de todo, o sea… que los problemas están muy lejos, y poco podré hacer desde aquí, así que mejor te relajas y disfrutas de lo que las Islas Azores te ofrecen, y es mucho y muy bueno.

Estas familia de islas volcánicas salpicadas por mar portugués, se componen de nueve islas, antes era un destino reservado para ciertos poderes adquisitivos, pero ahora es más fácil que nunca visitarlas, ya que las compañías low cost, nos las han puesto muy fácil, con enlaces a diario entre la Península Ibérica, a la Isla San Miguel, aunque también llegan vuelos desde EEUU, no nos olvidemos que estamos casi al medio.

Hay tres grupos de islas, que se extienden más de 370 millas, así que para moverse entre ellas se necesitan aviones o bien los ferrys, o de la forma que elijas pero que sea a disfrutar de este maravilloso Archipiélago de las Azores.

El tiempo se vuelve algo mas abstracto en cuanto visualizas los volcanes que juntos forman las Azores, tienes esa sensacion de estar viendo un paisaje de miles de años atras. En la confluencia de las placas tectónicas de Eurasia, América del norte y África, las Azores son un punto geológico de los denominados calientes, cuando lo miras desde los puntos más altos, cada isla parece un conjunto de chimeneas y cráteres donde podrían haber vivido civilizaciones enteras de duendes y elfos, pero a cambio podrás ver las vacas pastando en esos verdes campos interminables.

Estas islas tienen una belleza rara y atemporal; los volcanes nos recuerdan la época del mioceno (al menos lo que nos dibujan los libros o nos muestran las pelis).

La continua e inquieta actividad volcánica parece que llene a la gente de una energía especial, y los vientos salados, haran un tratamiento facial gratuito que ni en los mejores spa del mundo.

Se pueden avistar ballenas, nadar con delfines y bucear con manta rayas,  además de practicar barranquismo y kayak, también puedes caminar dentro de los volcanes y alrededor de ellos, conducir a lo largo de carreteras vacías hornamentadas con millones de hortensias y azaleas.

Cada isla es única, no solo fisicamente sino la mentalidad de sus habitantes se nota algo distinta. Abundan los bares donde refrescarse y compartir con los lugareños, quienes a la primera actitud demuestran una confianza en los turistas, por lo cual la sensación de ser bienvenido es muy agradable.

Isla de Sao Miguel

isla-sao-miguel

Cuando llegas en avión, probablemente tengas la sensación de que estas islas flotan sobre un mar movido, solo coronadas por una espuma que producen las olas al golpear contra ellas.

Lo más probable es que el vuelo llegue a la isla de  San Miguel (aunque no es el único aeropuerto en las Islas Azores), aqui podras ver que en esta isla de 50.000 habitantes, hay mucho movimiento, ya que también es el centro universitario del archipiélago, su capital  Ponta Delgada, también transmite esa marcha.

Si se trata de comer en estas islas deberás tener en cuenta que aqui existen los petiscos, lo cual vendría a ser una tapa portuguesa, la cual suele acompañar una cerveza o vino, y suele estar alrededor de 1€, sería recomendable probar los vinos blancos de producción regional.

En Ponta Delgada hay mucha y buena movida de música local, con actuaciones de música indie y Jazz, cuando puedes pensar que este es un destino al que solo llegan cruceros que están durante el día y a la noche vuelve la calma, estas en un error, aqui hay una cultura creativa muy fuerte, vibrante, en cada isla, con muchos festivales que van desde el jazz hasta los payasos. Hay un sentimiento de espiritualidad profunda, pasado de moda en otras islas, por lo que hay frecuentes celebraciones religiosas.

ponta-delgada

Algunas de las actividades en esta isla es una extraña pero fuerte combinación que ofrece un yogui, que luego de ejercitarte te llevará a nadar con delfines, una extraña sensación, pero a la vez muy gratificante. Visitar Sete Cidades, una espectacular caldera de mas de 4 kms si la mides a través,  este pueblo esta al lado de dos lagos  que están interconectados con unas paredes de aproximadamente 300 metros, totalmente cubiertas por la vegetación, lo cual da una vista impresionante, para vuestra tranquilidad  la última erupción importante fue en 1957, cuando el volcán de Capelinhos, en la isla de la costa occidental de Faial, bufó.

Los lagos tienen colores distintos: azul y verde. y serán un paisaje inolvidable si tienes la suerte y las ganas  de llegarte al mirador Vista do Rei, y una vista tan buena o mejor la tendremos desde el mirador de la Gruta do Inferno, un parque vecino, desde el cual además aparece un tercer lago más pequeño, el de Santiago, situado en la Serra Devassa.

cete-cidades

La Ponta do Escalvado, que es también un mirador, ofrece una vista panorámica de la costa oeste y magníficas vistas sobre toda la región de Mosteiros.

La Energía geotérmica alimenta gran parte de la isla y ofrece numerosos manantiales de agua caliente, donde podremos disfrutar en el lago de aguas termales en el Jardín Botánico Terra Nostra, en Furnas bonita. En el lago de Furnas, hay un truco de cocina que se trata de cocinar un cocido, lentamente, con el calor de  las aguas termales subterráneas.

Si voy convenciéndote de visitar las Islas Azores, estarás planteándote dónde alojarte y aqui la oferta es de lo más variada y hay multitud de opciones, pero basicamente parten desde los 23€

Ver alojamientos en Isla Sao Miguel (Islas Azores)

Santa Maria

Luego de un vuelo de 15 minutos de Ponta Delgada podemos visitar la Isla Santa Maria donde a primera vista notaremos que aqui hay tantas vacas como como personas en las Azores, un hecho confirmado es que en Santa María, hay unas 10.000 vacas y 5.500 personas. Si visitas a la parte superior del punto más alto de la isla, Pico Alto (590 metros), sentirás que puede llegar y abrazar a ambos lados de la isla. Pasaras un día de ensueño transitando a lo largo de caminos rurales, frenar a cada tanto para tratar de ahuyentar estas gordas señoras de bata blanca con manchas negras que van por los caminos rumbo a su ordeñe.

isla-santa-maria-azores

Del 20 al 22 de agosto, la isla alberga el Mare de Agosto, el cual es el festival de música más antiguo de Portugal. También hay un festival folklórico, del 11 y 12 de julio y un festival de los azul, del 16 al 18 de julio.

En cada una de las islas hay especialista operadores ofreciendo coasteering (aventura de escalada y natación), descenso de barrancos (saltando loco por cascadas, sobre todo), excursiones en kayak y safaris en jeep.
Se dice que al menos 1 millón de azorianos, se han mudado sobre todo hacia América del norte, Aunque luego vuelven a reactivar emprendimientos turísticos que dejan sus antecesores, sobre todo relacionado con las hostelería por lo que traen muchas ideas de allí, por lo que la oferta de comida es excelente, pescado fresco, simplemente a la plancha o a fuego lento en una sopa espesa;  Vinos naturales de cosecha propia, y un largo etc. mientras aqui puedes disfrutar de piscinas naturales  labradas en la roca basáltica de un color cacao.

piscinas-naturales-santa-maria

El Alojamiento en Santa María es limitado y la mayor oferta que hay es referente a turismo rural, aunque también encontrarás en el pueblo, una interesante movida con opciones de bares de DJs.

Ver alojamientos en Isla Santa María (Islas Azores)

Terceira

Fundada en el siglo XV, la ciudad principal de Terceira,  es Angra do Heroísmo, sirvió durante un tiempo muy corto, como capital de Portugal. Su ubicación como el primer punto de anclaje por parte de los galeones que venían desde el nuevo mundo cargados con oro, plata y especias hizo la ciudad próspera; sus comerciantes y sacerdotes se construyeron unos palacios espléndidos y calles elegantes, por lo que Angra es hoy  Patrimonio Mundial de la Unesco, una ciudad preciosa, desde las aceras de la calzada hasta las casas coloridas, todo es una belleza aquí.

terceira
El jardín de botánico del centro de ciudad es donde los estudiantes se reunen, y muy cerca una red de tiendas en las calles donde casi a cada segundo te ofrecen algo para comer o beber; desde ahi se pueden ver los destellos de mar y por encima, el Monte Brasil, los restos de un volcán, hoy cubierto de un verde casi irreal. Angra lleva su historia con gracia y Garbo, tranquila, y es una luz en el atlántico, se siente como un poema, filmada en Technicolor.

angra-azores

Hay 73 atrios en la isla. Estas capillas centenarias son brillantes, maravillosamente pintadas , y de ahi podemosir a Biscoitos donde hay piscinas naturales que ofrecen baños durante el verano, ubicadas en medio de formaciones rocosas que parecen fuego congelado. Los aldeanos de Biscoito plantan sus vides en recintos de roca de lava  para protegerse de la brisa salada.

Ver alojamientos en Isla Santa María (Islas Azores)

Información adicional pero muy divertida

Leyenda de la Princesa Antília (Sete Cidades)

Donde hoy se encuentra el pueblo de Siete Ciudades, dicen que hubo un reino donde vivía la joven y bella princesa Antília, la cual tenía unos maravillosos ojos azules. Un día, durante un paseo por los prados de la región, la princesa se enamora de un pastor de ojos verdes que cuidaba su rebaño.

Pasaron los días y en todos ellos los dos amantes se encontraron en el mismo sitio a la sombra de un viejo árbol, cada vez más enamorados.

El rey, que quería que su hija se casara con el príncipe de un reino vecino, tomando nota de la pasión que crecía, prohibió el amor de la princesa y el pastor. Desesperada, Antília pidió un último encuentro con su amor, que ocurrió en el lugar habitual.

Mientras hablaban de su triste destino, los dos lloraron en tal cantidad que, de ojos azules de la princesa se formó el lago azul y, de los ojos verdes del pastor se formó el lago verde.

Cuenta la leyenda que los dos se separaron, pero sus sentidas lágrimas quedaron para siempre lado a lado en la laguna de las siete ciudades. Fuente

 

Deja un comentario

Más en Portugal
Playa-de-Marinha-visita-portugal4
Playa de Marinha Arquitectura Natural Visita Portugal

Caladas al igual que túneles por la sal y el viento se encuentran unas imponentes, desérticas y majestuosas rocas de...

Cerrar